Gastos de constitución. ¿Cómo se contabilizan?

¿Qué son los gastos de constitución?

¿Y los gastos de primer establecimiento?

¿Cómo se contabilizan?

Los primeros gastos que tiene una sociedad se pueden dividir en dos grupos:

  1. Los gastos de constitución
  2. y los gastos de primer establecimiento

Veamos cada uno de ellos.

Gastos de constitución:

Los gastos de constitución son aquéllos gastos indispensables para la creación de una sociedad. Son gastos de constitución:

  • Los gastos de notaría.
  • Los gastos de inscripción en el Registro Mercantil.
  • El Impuesto Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
  • Etc.

Gastos de primer establecimiento:

Los gastos de primer establecimiento son aquéllos necesarios para iniciar una actividad. Son gastos de primer establecimiento:

  • Los gastos relacionados con la obtención de la Licencia de Apertura.
  • Los gastos de estudio de mercados.
  • Los gastos en publicidad de lanzamiento.
  • Etc.

¿Cómo se contabilizan estos gastos?

El punto 7 del Plan General de Contabilidad de 2007 dice:

“Cabe también mencionar el nuevo tratamiento de los gastos de primer establecimiento, que deberán contabilizarse en la cuenta de pérdidas y ganancias como gastos del ejercicio en el que se incurran. Por el contrario, los gastos de constitución y ampliación de capital se imputarán directamente al patrimonio neto de la empresa sin pasar por la citada cuenta de pérdidas y ganancias. Estos gastos lucirán en el estado de cambios en el patrimonio neto total, formando parte del conjunto de variaciones del patrimonio neto del ejercicio.”

Por tanto, la contabilización de los gastos de primer establecimiento no plantea ningún problema. Se contabilizarán como cualquier otro gasto del ejercicio, atendiendo a su naturaleza.

Caso distinto es el de los gastos de constitución. Estos gastos se contabilizarán directamente en el patrimonio neto de la empresa, sin pasar por la cuenta de pérdidas y ganancias.

¿Cómo lo hacemos entonces?

La Norma de registro y valoración 9ª del PGC en su Apartado 4, párrafo segundo, dice:

“En el caso de que la empresa realice cualquier tipo de transacción con sus propios instrumentos de patrimonio, el importe de estos instrumentos se registrará en el patrimonio neto, como una variación de los fondos propios, y en ningún caso podrán ser reconocidos como activos financieros de la empresa ni se registrará resultado alguno en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Los gastos derivados de estas transacciones, incluidos los gastos de emisión de estos instrumentos, tales como honorarios de letrados, notarios, y registradores; impresión de memorias, boletines y títulos; tributos; publicidad; comisiones y otros gastos de colocación, se registrarán directamente contra el patrimonio neto como menores reservas”.

Resumiendo, estos gastos se contabilizarán con cargo a una cuenta de reservas, minorando así el patrimonio neto de la empresa.

Pero, ¿qué cuenta de reservas?

La cuenta que tenemos que usar es en la cuenta “113. Reservas voluntarias”.

Según el artículo 4 del Real Decreto 1159/2010, de 17 de septiembre, por el que se modifica el Plan General de Contabilidad de 2007, la cuenta “113. Reservas voluntarias” se define como:

113. Reservas voluntarias.

Son las constituidas libremente por la empresa.

Los gastos de transacción de instrumentos de patrimonio propio se imputarán a reservas de libre disposición. Con carácter general, se imputarán a las reservas voluntarias, registrándose del modo siguiente:

a) Se cargará por el importe de los gastos, con abono a cuentas del subgrupo.

b) Se abonará por el gasto sobre beneficios relacionado con los gastos de transacción, con cargo a la cuenta 6301.”

Por otro lado estos gastos son fiscalmente deducibles, por lo que producirán un menor importe a ingresar en el Impuesto sobre sociedades del ejercicio (o un mayor importe a devolver, según el caso).

Por ello, tendremos que minorar los gastos contabilizados directamente en la cuenta de reservas en la parte del impuesto que corresponda. Esto lo realizaremos, tal y como dice el punto b de la definición anterior, con cargo a la cuenta 6301.

Veamos un ejemplo:

Con fecha 1 de febrero de 2016 hemos constituido la entidad “NOSOTROS, SL”. Los gastos asociados a su constitución han sido:

  • El 1 de febrero hemos recibido una factura de la notaría una factura por la constitución de la sociedad:
    • Nº factura 115/2016
    • Base Imponible: 400,00€
    • IVA (21%): 84,00€
    • Total factura: 484,00€
  • El 18 de febrero hemos recibido del Registro Mercantil una factura por la inscripción de la sociedad:
    • Nº factura 2020/2016
    • Base Imponible: 300,00€
    • IVA (21%): 63,00€
    • Total factura 363,00€

¿Qué cuentas vamos a utilizar?

41000001: Notaría (abrimos una subcuenta de acreedores para la notaría)

41000002: Registro Mercantil (abrimos una subcuenta de acreedores para el Registro Mercantil)

47200000: IVA Soportado

57200000: Banco

11300000: Reservas Voluntarias

63010000: Impuesto diferido

¿Qué asientos tendremos que realizar?

Por la factura recibida de la notaría:

Gastos-de-constitución_notaría

Por el pago de la factura de la notaría

Pago-gastos-de-constitución_notaría

Por la factura recibida del registro

Gastos-de-constitución_registro

Por el pago de la factura recibida del registro

Pago-gastos-de-constitución_registro

Ya solo nos falta contabilizar el efecto impositivo de estos gastos. Suponiendo que la sociedad tiene que aplicar un tipo de gravamen del 25% en el Impuesto de Sociedades, tenemos que minorar estos gastos en el siguiente importe:

(300,00+400,00)*0,25=175,00

Por lo que tendremos que realizar el siguiente asiento:

Gastos-de-constitución_impuesto-diferido

Espero que te haya sido útil esta entrada. Si quieres seguir aprendiendo sobre contabilidad puedes seguir viendo alguna de mis entradas anteriores como:

Si no quieres perderte ninguna entrada, puedes seguirme en facebooktwitter, google + o suscribirte a la newsletter de Campus Administrativo y recibir en tu e-mail novedades y consejos para administrar una empresa de forma más eficaz.

Deja un comentario