Retos de emprender ¿A qué tendrás que hacer frente?

retos-de-emprenderSi estás pensando montar tu propio negocio, seguro que las siguientes preguntas asaltan tu mente una y otra vez:

¿Y si fracaso?
¿Estoy tomando la decisión correcta?
¿Y si no consigo ni un solo cliente?
¿Quién me va a financiar?

Es normal que cuando una persona se lanza a la aventura del emprendimiento se encuentre inquieto y hasta con miedo.

Retos de emprender: ¿a qué tendrás que hacer frente?

Miedo al fracaso

Debes concienciarte de que el fracaso no es algo negativo, sino una oportunidad para aprender. Nadie acierta siempre en todas las decisiones que toma; y casi nadie alcanza el éxito a la primera. Cuando cometas un error aprende de él, pero no te atormentes.

Miedo a tomar decisiones y asumir los riesgos que estas conllevan

Este punto está relacionado con el anterior. En tu negocio tú serás el último responsable de todo y es fácil bloquearse y posponer la toma de decisiones por miedo a equivocarse. Piensa que en tu negocio nadie va a tomar las decisiones por ti. Si quieres avanzar tendrás que tomarlas.

La soledad

La dedicación que requiere un negocio siempre lleva consigo un aumento de la sensación de soledad. Esto se acentúa aún más en los negocios online, donde lo habitual es trabajar desde casa. Para superar este punto puedes:

  • Asistir a eventos: Ya sean conferencias, charlas o cursos. En ellos podrás ampliar tu red de contactos profesionales y compartir experiencias con otras personas con tus mismos intereses.
  • Buscar apoyo en tu entorno más cercano, compartiendo tu proyecto con amigos y familiares.
Las críticas de tu entorno

Cuando empiezas un negocio escucharás muchos comentarios negativos de quienes no entienden tu decisión. Sobretodo si tu negocio “no es muy convencional”. No hablemos si además has dejado tu trabajo fijo para embarcarte en “algo” que no sabes donde va a acabar.

Intenta rodearte de personas que te apoyen y no de personas tóxicas cuyo único afán sea desmoralizarte. Escucha todas las críticas que sean constructivas. A veces una pregunta tan simple de un amigo como “¿y de dónde piensas sacar a los clientes? te puede hacer reflexionar sobre puntos importantes. Pero debes alejarte de las críticas sin ningún fundamento como:

  • “eso no va a funcionar”,
  • “lo ecológico solo es una moda”,
  • o “eso de internet es solo para frikis”.
El estrés

Aprender a manejar el estrés es fundamental para cualquier emprendedor. La incertidumbre de hacia donde te diriges, si has tomado la decisión adecuada, de dónde vas a sacar financiación, … te producirá un nivel de estrés que desconocías hasta ahora. Sobre todo al principio, cuando todo está más difuso.

Aprender técnicas de relajación y de control de las emociones puede ayudarte mucho en este punto.

No es fácil pero vale la pena

A pesar de todo lo anterior, sin duda tener un negocio propio tiene muchos beneficios. Para mí, el principal es que tu vida cobre sentido haciendo lo que te gusta. El esfuerzo siempre habrá merecido la pena si:

  • Quieres pasar más tiempo con tus seres queridos y tu negocio te lo permite.
  • Te gusta ayudar a los demás y a través de tu negocio lo puedes hacer.
  • Eres una persona creativa y con tu negocio consigues desarrollar esta faceta.
  • Te gusta viajar y tu negocio te permite obtener unos ingresos extra para ello.

Así que cada vez que el camino se te haga cuesta arriba y las dudas asalten tu cabeza, recuerda las razones por las que te lanzaste al emprendimiento. Visualizar tus recompensas te hará sacar las fuerzas para continuar.

Y a tí,

¿qué te da más miedo de emprender tu propio negocio?

¿a qué situación difícil te has tenido que enfrentar en más ocasiones?

Estaré encantada de leer tus respuestas en la sección de comentarios.

Si no quieres perderte ninguna entrada, puedes seguirme en facebooktwitter, google + o suscribirte a la newsletter de Campus Administrativo y recibir en tu e-mail novedades y consejos para administrar una empresa de forma más eficaz.

Deja un comentario