Vuelta al trabajo, ¿un cambio o mas de lo mismo?

Llegaal-trabajo septiembre y se acaban las vacaciones. ¡Hay qué volver al trabajo!

El verano ha tenido que servir para descansar y tomar fuerzas para el nuevo “curso laboral” que tenemos por delante.

Ahora es el momento de organizarnos y planificar de forma correcta los próximos meses. Revisar nuestros hábitos de trabajo introduciendo algunos nuevos que nos hagan ser más productivos y eliminado aquéllos que nos hacen perder el tiempo, puede marcar la diferencia entre llegar a “final de curso” con un simple aprobado o con matrícula de honor.

¿Quieres ser más productivo y alcanzar esos objetivos que llevas aplazando durante años?

Estas son mis recomendaciones:

1. Haz una lista con tus objetivos para este año

Vamos a pensar anualmente y nos vamos a plantear ¿dónde quiero estar el próximo año?

Tus objetivos pueden ser:

  • aumentar tu cartera de clientes
  • formarte en un campo nuevo o especializarte en algún área
  • poner en marcha una nueva línea de negocio
  • pasar más tiempo con tu familia
  • etc.

2. Identifica que acciones debes realizar para conseguir esos objetivos

Si por ejemplo te has marcado como objetivo aumentar tu cartera de clientes, estas acciones podrían ser:

  • hacer una web o mejorar la que ya tienes
  • aumentar tu visibilidad en las redes sociales
  • salir a la calle a buscar clientes nuevos
  • contactar con una empresa de marketing para realizar una campaña
  • etc.

3. Haz una hoja de ruta para realizar estas acciones

Cada una de estas acciones las vamos a dividir en tareas y a cada una de ellas le vamos a dar una fecha de vencimiento. Por ejemplo, si para aumentar nuestra cartera de clientes queremos empezar por aumentar nuestra visibilidad en las redes sociales, podríamos dividir esta “acción” en las siguientes tareas:

  • informarte sobre como funcionan las principales redes
  • ver cuales son más aptas para ti o para el sector en el que te mueves
  • crear tus perfiles sociales
  • averiguar que tipo de publicaciones les atrae a tus clientes
  • establecer un calendario de publicaciones
  • contactar con un community manager
  • etc.

4. Incorpora las tareas anteriores a tu rutina diaria

Una vez que hayas hecho tu hoja de ruta para cumplir tus objetivos debes incorporar los pasos a realizar en tu rutina diaria.

Así, si te has propuesto aumentar tu formación deberás decidir cuanto tiempo diario le vas a dedicar, o si te has propuesto aumentar tu cartera de clientes y has decidido que la forma es salir más a la calle e ir “de puerta en puerta” a buscarlos tendrás que decidir a qué hora y que días vas a salir.

5. Revisa tus hábitos diarios y elimina los “robatiempo”

¿Te has parado a pensar cuantas veces miras el móvil o el correo electrónico al día? ¿Estás continuamente colgado al teléfono?

La mayoría de las personas pierden muchísimo tiempo en cosas como las que te he preguntado anteriormente y eso les impide sacar todo el rendimiento que podrían a su día.

¿Crees que es necesario revisar el correo electrónico cada 15 minutos? ¿O el whatsupp?

La mejor forma de sacar tiempo para cumplir tus objetivos es ordenar todas las cosas que debes realizar cada día, darles una prioridad, un horario y, sobretodo, realizarlas de una en una.

Como sugerencia, puedes dedicar la primera hora de tu jornada a revisar el correo electrónico, tu agenda, las redes sociales … y realizar aquellas pequeñas tareas que requieran de tu atención, como contestar a algún cliente, enviar alguna documentación, etc., y ya no volver a mirar el correo hasta media mañana o incluso el día siguiente.

Igual podrías hacer para las llamadas telefónicas u otras cosas que te estén continuamente quitando tiempo.

Otra posibilidad es que delegues estas tareas en alguien de tu completa confianza.

Es importante que entiendas que es imposible centrarse en realizar un informe, estudiar el caso de un cliente, hacer una declaración, un proyecto, … o disfrutar de tus hijos, familia y amigos, si estás continuamente escuchando el “pi pi” del móvil indicando que has recibido un nuevo e-mail, el ring ring del teléfono o no paran de pasarte llamadas.

Piensa que cuanto antes termines estas tareas antes podrás atender correctamente también el resto de asuntos.

Espero que os haya gustado esta entrada. Como siempre me gustaría que me comentases tu experiencia y si has detectado en tu rutina diaria algún “robatiempo” y que has hecho para mantenerlo a raya. A veces resulta complicado, ¿verdad?.

Si no quieres perderte ninguna entrada, puedes seguirme en facebooktwitter, google + o suscribirte a la newsletter de Campus Administrativo y recibir en tu e-mail novedades y consejos para administrar una empresa de forma más eficaz.

Deja un comentario